viernes, agosto 28, 2015

Corrupción General

Andrés Gómez Vela

Ordena al joven taxista estacionarse. Asoma parte de su perfil por la ventana del vehículo e instruye: “su licencia”. Mira a cualquier parte, menos a su interlocutor. Éste le entrega el documento. Es noche de sábado y poca gente circula por la exestación de trenes de La Paz.

“Tu licencia es pasada”, habla con acritud el policía, cuya cara no se divisa bien por la poca luz, pero veo que tiene nariz de boxeador y labios gruesos. “No me había fijado, mi jefe, pero mañana lo voy a renovar”. “¿Me acompañas a Tránsito o arreglamos aquí?”, pide la coima con sutileza frontal.

¿Por qué es una infracción conducir con licencia caduca? ¿Acaso cuando caduca tu licencia caduca tu pericia para conducir? Vagan mis pensamientos, se conectan mis neuronas y aceleran mis recuerdos mil por hora respecto a una investigación que hice sobre la corrupción en la Policía.

El presidente Morales, en sus nueve años y siete meses de gobierno, nominó 11 comandantes, de ellos siete se fueron marcados por la corrupción, dos están en la cárcel. Otros dos sufrieron denuncias menores, sólo uno se marchó sin mancha.

El general Miguel Vásquez fue comandante entre 2006 y 2008. La oposición lo denunció por espiar políticos, periodistas y líderes de opinión.

En mayo de 2008 asumió Miguel Gemio. El entonces fiscal Milton Mendoza lo denunció por cambiar investigadores para favorecer personas involucradas en corrupción.

Víctor Hugo Escóbar juró en marzo de 2009. Inmediatamente, lo acusaron de haber falsificado documentos para ascender. Pese a ello se mantuvo en el cargo. El 24 de noviembre de 2012 un juez lo envió a San Pedro imputado por uso indebido de influencias y beneficio en razón del cargo en la adquisición de un departamento en el Edificio Los Reyes. El 25 de septiembre de 2013 resultaron ciertas las denuncias de falsificación y la Fiscal Elena Palomeque lo imputó por uso de instrumento falsificado.

Oscar Nina llegó al comando el 24 de enero de 2010. Fue destituido tras la detención del jefe de inteligencia antidroga, René Sanabria, en EEUU, donde lo condenaron a 14 años de prisión por conspirar para trasladar cocaína a ese país. Luego, Nina fue acusado por enriquecimiento ilícito, lavado de dólares y narcotráfico. Hoy está detenido en Palmasola.

El 12 de marzo de 2011 tomó el mando Ciro Farfán con un encargo del Presidente: Erradicar la corrupción en 90 días. Antes que termine el plazo, la corrupción lo erradicó, lo descubrieron usando placas clonadas en su auto.

Jorge Renato Santiesteban juró en mayo de 2011. Se fue acusado de cobrar entre $us5.000 y 10.000 a 54 cadetes que ingresaron irregularmente a la Academia.

En mayo de 2012 asumió Víctor Santos Maldonado, ante quien algunos jefes policiales se amotinaron porque no egresó de la Academia. Maldonado fue jefe de inteligencia durante la represión a los indígenas del TIPNIS. El Presidente declaró, al cambiarlo, que  se sentía inseguro con el saliente alto mando porque descubrió que grababa las conversaciones privadas de planificación que se realizaban semanalmente.

Alberto Aracena llegó el 5 de diciembre de 2012. En su gestión cayó el jefe de la Unidad de Lucha Anticorrupción, Mario Fabricio Ormachea. El FBI lo arrestó en flagrancia en Miami, cuando intentaba extorsionar al expropietario de la línea aérea AeroSur, Humberto Roca. El excomandante Escóbar lo acusó de encubrir a Ormachea.

El 11 de diciembre de 2013 juró Wálter Villarpando. Su gestión concluyó sin escándalos.

Luis Enrique Cerruto entró al Comando el 19 de diciembre de 2014. Su gestión duró casi seis meses, fue destituido por la fuga de Martín Belaunde. Recién fue investigado por la compra frustrada de víveres con un sobreprecio de Bs 5 millones.  

El décimo primer comandante es el actual, Edgar Ramiro Tellez; subió el 26 de mayo de 2015. Por ahora la corrupción no visitó su oficina.


Mis pensamientos se interrumpieron cuando vi al taxista entregar Bs30 al policía. Los de abajo roban pesitos, los de arriba, millones. La corrupción casi nunca se aplaza en los ascensos. Nunca se jubila, tampoco envejece, por eso no muere. Derrotó a todos los gobiernos de la era democrática y se ha reído de gonis y evos. 

viernes, agosto 21, 2015

La única esperanza que queda eres vos

Andrés Gómez Vela

Recuerdo que días antes del referéndum autonómico del 4 de mayo de 2008 en Santa Cruz, el entonces vocero del gobierno Iván Canelas ofreció financiar la cobertura de ERBOL de las consultas que se venían. Esa vez, mucha gente creía que ERBOL era masista por su respaldo editorial a un momento histórico, no a una persona ni a un partido. Obvio, no acepté.

Si aceptaba, ERBOL perdía independencia y los periodistas íbamos a tener la conciencia hipotecada y la lengua amarrada, y el principal afectado ibas a ser vos porque no te hubiéramos informado con libertad sobre los dos muertos en Caranavi, la marcha del TIPNIS, la mala organización del Censo, los casos de corrupción, los abusos de poder, el fraude en Chuquisaca, etc. 

Posteriormente, visitó ERBOL el hoy exasesor del gobierno, Wálter Chávez, al menos en tres ocasiones, entre el 2011 y 2014,  con el fin de hablar sobre la línea editorial. La respuesta siempre fue la misma: “déjennos hacer periodismo y no bloqueen publicidad estatal por ello”. Y la réplica desde el lado del poder fue confirmada recién por Evo y Álvaro. 

Luego, en una charla por teléfono, la exministra de Comunicación, Amanda Dávila, propuso hablar de la publicidad estatal con el gabinete político. Nunca se concretó la reunión porque no iban a comprender (como no pasa hoy) que el artículo 13.3 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos establece que “no se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales (…) de frecuencias radioeléctricas (…) o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

Tampoco iban a respetar, pese a que lo escribieron ellos mismos, el artículo 14.III de la Constitución, que obliga al Estado a garantizar el ejercicio de los derechos, entre ellos a la información y la libertad de expresión escrito en 11 de sus artículos. 

Quizás entiendan, pero no quieren periodistas libres que produzca información, defiendan pluralismo y diversidad de ideas democráticas.

Un periodista condicionado, intimidado, presionado, sobornado, censurado o autocensurado, no te informará; casi siempre esconderá los hechos que afectan a quienes le pagan o atemorizan y maquillará la buena imagen de éstos. Y otra vez el principal perjudicado serás vos, que no tienes tiempo para buscar todas las informaciones. 

Dirás, ¿por qué no buscaron otras fuentes de financiamiento? Te respondo: ¿cómo crees que ERBOL sobrevivió en los últimos cinco años? Pero, al ver que no se arrodillaba decidieron la asfixia definitiva. He aquí las pruebas:

1) Expulsó a la ONG danesa Ibis porque contrataba los servicios de ERBOL para hacer cuñas sobre derechos indígenas, de mujeres y socialización de la Constitución (nada conspirador). Esta acción atemorizó a otras ONG.

2) Presionó a la cooperación alemana para retirar publicidad de ERBOL digital. Denuncie este hecho, cuando era Director, a los representantes de la GIZ.

3) Obligó a la Gobernación de Pando a retirar la publicidad que había pauteado. 

4) Atemorizó a empresarios privados, a tal punto que al menos una decena preguntaba: “¿cómo se lleva ERBOL con el gobierno? Porque no quiero tener problemas con Impuestos, Defensa del Consumidor o Ministerio de Trabajo”. 

5) Instruyó desde el ministerio de Comunicación una campaña contra ERBOL aprovechando el caso de un trabajador que plagió la Página Digital y noticias, hizo cobros irregulares a sus compañeras y compañeros, quienes denunciaron el caso al Ministerio de Trabajo, pero ese despacho nunca mandó un inspector. 

¿Cómo sobrevivir ante este cerco totalitario? La única esperanza eres vos, dispuesto a defender tu derecho a estar informado verazmente, sin injerencia gubernamental, ni censura previa supuestamente destinada a eliminar las informaciones que serían mentiras a criterio del censor. 

Sí, tú, que no aceptas monopolios públicos o privados sobre los medios de comunicación para intentar moldear la opinión pública según un solo punto de vista. 

Sí, tú, que sabes bien que la calidad de la democracia depende de la calidad de la información y la calidad de la información depende de la libertad y calidad del periodista.

martes, agosto 18, 2015

En respuesta a intelectuales, García repite que las 4 ONG mienten, pero no describe las mentiras

El Vicepresidente Álvaro García Linera reiteró que el CEDIB, CEDLA, Milenio y Fundación Tierra mienten y descalificó sus investigaciones, pero no describió las “mentiras” que, en su criterio, publicaron estas organizaciones no gubernamentales (ONG).

“En este contexto ‒y haciendo uso de la libertad de pensamiento y expresión‒, he señalado que cuatro ONG mienten y camuflan su activismo político reaccionario bajo el manto de actividad “no gubernamental”, escribió el Vicepresidente, en respuesta al grupo de intelectuales de América y Europa que condenó la semana pasada, en otra carta remitida a su persona, las amenazas gubernamentales contra las instituciones señaladas.

En una curiosa inversión axiológica, García indicó que las cuatro ONG tienen derecho a mentir. “¿Es que acaso no tienen derecho a mentir? Por supuesto que sí, pero yo también tengo derecho a denunciarlo, a denotar las falsedades escritas en sus “supuestas” investigaciones, que más se asemejan a decálogos de fe política o primitivos perfiles de estudio”, agregó.

También reiteró que el CEDIB, CEDLA, Milenio y Fundación Tierra hacen política partidaria con la intención de reemplazar a las organizaciones de derecha, pero tampoco describe cuándo, cómo, dónde, en qué circunstancias y con quiénes desarrollan acciones políticas.

“En la misma medida en que los funcionarios de estas ONG tienen el derecho constitucional de hacer para-política partidaria desde esas organizaciones, yo tengo el derecho a develar que están jugando el papel de sustitutos de los partidos políticos de derecha, y que sus funcionarios no hacen más que reclutar adeptos mediante el ropaje de actividades hipócritas “no lucrativas”, ante su reiterado fracaso en la proclama política abierta”, subrayó.

Carta textual

Estimados compañeros y compañeras:

Agradezco la generosidad que han tenido por dedicar parte de su tiempo a elaborar una carta dirigida a mi persona, con el fin de proponerme un “llamado a la reflexión” respecto a mis declaraciones sobre el papel de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en Bolivia y su financiamiento.

Entiendo que se preocupan respecto a la libertad de expresión, pero considero que lo hacen en vano. Valga sin embargo la oportunidad, porque siempre es grato saber que los amigos se acuerdan de uno. Y digo que su preocupación es vana, porque en mis declaraciones sobre las cuatro ONG (Milenio, CEDIB, Fundación Tierra y CEDLA), ni ahora ni en ninguna oportunidad anterior, he planteado su cierre, expulsión o restricción alguna de su actividad. Bien saben ustedes que en Bolivia la libertad de expresión y asociación no solo constituyen derechos civiles, sino que representan componentes indisolubles de la vida, la historia y desarrollo de las sociedades democráticas, de las organizaciones y los movimientos sociales. La democracia misma solo se comprende e irradia sobre la base innegociable de la libertad de asociación y pensamiento.

Hoy, la democracia en Bolivia está alcanzando niveles de profundidad e irradiación extraordinaria, precisamente en el marco de la administración del Estado por parte de organizaciones sociales indígenas, campesinas, obreras, vecinales y populares, cuya vida se alimenta de la libertad de ideas y múltiples formas organizativas. Venimos de esa raíz. Y para quienes en tiempos neoliberales hemos soportado la represión y la cárcel por pensar diferente, está más que claro que el horizonte socialista y plurinacional solo puede construirse con base en la ampliación de los principios democráticos de libertad de pensamiento y asociación.

En este contexto ‒y haciendo uso de la libertad de pensamiento y expresión‒, he señalado que cuatro ONG mienten y camuflan su activismo político reaccionario bajo el manto de actividad “no gubernamental”. ¿Es que acaso no tienen derecho a mentir? Por supuesto que sí, pero yo también tengo derecho a denunciarlo, a denotar las falsedades escritas en sus “supuestas” investigaciones, que más se asemejan a decálogos de fe política o primitivos perfiles de estudio. En la misma medida en que los funcionarios de estas ONG tienen el derecho constitucional de hacer para-política partidaria desde esas organizaciones, yo tengo el derecho a develar que están jugando el papel de sustitutos de los partidos políticos de derecha, y que sus funcionarios no hacen más que reclutar adeptos mediante el ropaje de actividades hipócritas “no lucrativas”, ante su reiterado fracaso en la proclama política abierta. 

Estas cuatro ONG bolivianas tienen todo el derecho a existir, funcionar, investigar e incluso a hacer política; sin embargo, nosotros tenemos el derecho y la necesidad ‒así lo exige el movimiento popular que conduce el proceso revolucionario en Bolivia– de criticar su sorprendente encuadre ideológico en el discurso medioambientalista emitido y financiado desde los centros imperiales. 

Todos coincidimos en que es necesario un orden socio-productivo que sustituya la lógica depredadora de la naturaleza impulsada por el valor de cambio. Pero acá existen al menos dos posiciones. La primera, correspondiente al discurso imperial, propugna que la plusvalía medioambiental que sostiene el desarrollo de los países del norte, sea pagada por los países del sur, congelando así la mejora de sus condiciones de vida y petrificando las relaciones coloniales de pobreza y sometimiento construidas a lo largo de siglos y aún vigentes hoy. Esta posición está claramente expresada en la propuesta medioambientalista de USAID respecto a la Amazonia (Ver, por ejemplo, Conserving Biodiversity in the Amazon Basin. Context and opportunities for USAID, May 2005), y en la sugerencia del gabinete de Tony Blair para la implementación de una administración transnacional en esa región. En contraste a esta posición, para las naciones indígenas soberanas, una nueva sociedad medioambiental solo será posible rompiendo la condición colonial de fragmentación y pobreza prevaleciente en los pueblos y naciones del sur. De lo que se trata es de crear una civilización ecológica mediante la combinación de saberes ancestrales y contemporáneos capaces de restituir un metabolismo procreativo entre naturaleza y naturaleza devenida en sociedad. Sin embargo, esto no se puede alcanzar simplemente imitando lo que sucede en el norte (ilusión desarrollista), ni mucho menos congelando las condiciones de vida de los pueblos del sur (colonialismo petrificado). Esta civilización solo puede surgir si somos capaces de proporcionar las condiciones materiales mínimas de existencia, de satisfacción de las necesidades básicas, que permitan liberar las capacidades creativas y cognitivas de los pueblos para la creación de los fundamentos de una sociedad ecológica, que no podrá ser más que de carácter comunitario y universal.

En ese sentido, a quienes sí he prevenido y advertido con la expulsión, es a organismos internacionales, ONG y gobiernos extranjeros que financian y se involucran en actividades políticas, que van en contra de los intereses del Estado Plurinacional de Bolivia y el proceso revolucionario del pueblo que se viene desarrollando durante los últimos diez años. Se trata de un principio de soberanía y dignidad elemental para cualquier Estado democrático y, mi persona, en tanto eventual servidor público, no solo está en el derecho sino en la obligación moral e intelectual de oponerse a cualquier tipo de injerencia en actividades políticas internas. 

El núcleo del neoliberalismo contemporáneo, que ha destruido derechos, recursos y asociatividad social en el mundo entero, no es la sustitución de la soberanía nacional por un tipo de mundialización desterritorializada del poder. Basta ver las murallas de cemento y acero que los supuestos Estados desarrollados levantan día a día ante el flujo de fuerza de trabajo, para comprender que la soberanía nacional de todos los países intenta ser reemplazada por la soberanía nacional de unos pocos, que pretenden decidir sobre el destino de otros.

El restablecimiento de los principios de soberanía nacional, es decir, la autodeterminación, es uno de los pilares para el desmontaje del orden neoliberal en Bolivia. Nos referimos a la autodeterminación como Estado para definir la gestión de sus recursos y su modo de relacionamiento con otros Estados, y también a la autodeterminación social para definir su horizonte como comunidad política en la historia.

Esa es la razón principal por la que decidimos ‒como gobierno soberano– expulsar al FMI de las oficinas privadas que tenía en el Banco Central de Bolivia (BCB); a la CIA, que tenía oficinas en el Palacio de Gobierno; al cuerpo militar norteamericano, que tenía su base extraterritorial en un aeropuerto en la Amazonía boliviana; a USAID y al embajador de los Estados Unidos, que conspiraba junto a grupos separatistas de extrema derecha, apoyando la división del país en micro-republiquetas bajo tuición extranjera. 

La autodeterminación nacional es una dimensión de la autodeterminación social, y ninguna revolución podrá avanzar en la profundización de los derechos democráticos de la sociedad sin la consolidación de las condiciones de la soberanía estatal. Es imposible definir el horizonte interior de una sociedad (el posneoliberalismo, el Vivir Bien, el socialismo, etc.), sin definir su horizonte externo, sin ser soberano. Por ello, no podemos permitir que ningún gobierno foráneo, empresa u organización para gubernamental extranjera definan las políticas públicas del Estado Plurinacional de Bolivia. De lo contrario, nos estaríamos sometiendo a un neocolonialismo. 

Todo este marco me permite regresar a mis comentarios sobre las cuatro ONG citadas, acerca de las que sostuve que mentían y defendían los intereses de la derecha política internacional. La preocupación suya es comprensible, pues les mintieron. Ustedes se alarmaron porque ellas les dijeron que yo había propuesto expulsarlas. ¡Nada más falso! A quienes sí advertí con la expulsión del país, es a organismos extranjeros que se entrometan en actividades políticas, que mellen la soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia. Con esto queda plenamente demostrado que esas ONG mienten, y lo hacen de tal manera, que consiguen que personas bienintencionadas se sumen al discurso imperial orientado a infundir sospechas sobre la vigencia de las libertades democráticas y los derechos civiles de los regímenes revolucionarios y progresistas de América Latina. Asimismo, mencioné que dichas ONG hacían política partidaria de derecha, apoyando el discurso medioambientalista imperial. Una revisión somera de sus argumentos, comparados con los expuestos por USAID respecto a la Amazonía, comprueba aquello de inmediato.

Por tanto, ustedes comprenderán que así como respetamos la opinión política de todos los actores nacionales en Bolivia, en mi calidad de ciudadano –y más aún como servidor público‒ no tengo por qué callar ni ocultar las mentiras de estas o de cualquier otra institución que dañe el proceso revolucionario perteneciente a las organizaciones sociales del país. La defensa innegociable de la revolución boliviana, interna y externamente, es para mí algo irrenunciable, como el mismo derecho a la libertad de expresión y asociación. 

Lamento profundamente que hayan sido utilizados por estas cuatro ONG en su intento de simular una imagen autoritaria de ‒bien lo saben ustedes‒ uno de los países más democráticos del mundo. No obstante, si lo que está detrás de esta mala pasada es su buena voluntad para debatir horizontes revolucionarios o progresistas para nuestro país y el mundo, bienvenidos como siempre.

Un saludo afectuoso, 

Ciudadano Álvaro García Linera

Nace un movimiento digital ciudadano que propone financiar ERBOL y defender a Amalia

Un grupo de personas organizó hace algo más de dos semanas un movimiento social digital en el Facebook con el lema: “Defendamos a ERBOL y Amalia Pando” https://www.facebook.com/groups/402555676603078/?fref=ts. Hasta la fecha, el grupo público tiene 1.168 miembros y pasó de la catarsis en el muro de protestas a las propuestas, entre ellas: abrir una cuenta bancaria para salvar la radio de la asfixia económica impuesta por el gobierno de Evo Morales.

“El día miércoles (19 de agosto) tendremos el NÚMERO DE CUENTA de la Radio Erbol para que podamos aportar y salvar a Erbol de la asfixia económica que está atravesando”, señala el último mensaje escrito por una de las activistas Carolina Rojas en el muro del grupo.

“Yo aporto con gusto y lo haré mensualmente, siempre y cuando Amalia Pando continúe en ese medio de comunicación”, respondió Roy Hugo Suárez, al igual que otros cibernautas que asumieron la misma predisposición.

El movimiento social digital surgió casi inmediatamente después que la periodista Amalia Pando anunciara a principios de mes que renunciará el próximo 31 de julio a la conducción de la revista de la mañana de ERBOL, “En Directo”, para salvar a la emisora de la asfixia económica impuesta por el régimen de Morales.

"(Renuncio) porque quiero facilitar la posibilidad de que ERBOL no se hunda económicamente. Siento que estamos con el agua en el cuello y un poco más arriba. Quiero alivianar la carga de este barco. Sé que el gobierno ha pedido mi cabeza reiteradamente y entonces se la entrego. A ver si así se salva ERBOL, que yo creo que es un instrumento de comunicación indispensable en este periodo y en cualquier otro", dijo en una entrevista concedida a El Deber.

Proponen distribución de la publicidad estatal por ley

El movimiento ciudadano, que suma adeptos también en la carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), comenzó además a generar otro tipo de ideas, entre éstas la de exigir la democratización de la distribución de la publicidad estatal 

“Es linda idea la de abrir una cuenta y hacer aportes, pero el problema es si será sostenible en el tiempo. Lo que hay que buscar por encima de la colecta es organizar un movimiento ciudadano que obligue al Estado a democratizar y regular por ley la distribución de publicidad entre los medios, tal como hicieron en Argentina. Ésa debe ser la consigna central y el objetivo principal si queremos defender nuestro derecho a la información plural de manera plena y permanente”, escribió el periodista Ricardo Zelaya.

Tanto el Presidente Evo Morales como el Vicepresidente Álvaro García Linera reconocieron, en tiempos diferentes, su acción discriminatoria en la distribución de la propaganda pagada con dinero público en beneficio de su gobierno.  

En una reciente entrevista con el diario argentino Página 12, Morales declaró: "el Gobierno decide por qué medio puede llegar al pueblo. No es una obligación llegar a todos y lo peor es que algunos medios mienten e insultan. La gente va a creer al medio que dice la verdad bajo la libertad de expresión".

Días antes, García afirmó que el gobierno no da publicidad y/o propaganda política oficialista a los medios de comunicación que "mienten” o hacen "política partidaria”, sin embargo no identificó a esos medios ni describió las mentiras.

En criterio de ambos mandatarios, en Bolivia existe amplia libertad de expresión.   

“Todos somos Amalia” convoca a reunión este miércoles 

El movimiento digital social, que usa de forma espontánea como foto de perfil el rostro de la periodista con la leyenda “Todos Somos Amalia Pando”, decidió dejar el espacio virtual y materializarse en una primera reunión que se celebró la semana pasada en el atrio de la UMSA entre personas que sólo se conocían a través del Facebook. 

Según informaciones obtenidas, en ese primer encuentro, el grupo decidió solicitar una reunión con la Dirección de ERBOL para pedir expresamente que abra una cuenta bancaria destinada a facilitar el aporte de la ciudadanía en favor de la emisora. 

De acuerdo con una invitación pública, la próxima reunión está programada para este miércoles 19 a horas 18.30 en la Puerta del Museo de San Francisco de La Paz.

Hasta el momento, este movimiento es inédito debido a que busca financiar una radio para defender la democracia, la libertad de expresión y el derecho a la información.   

sábado, agosto 15, 2015

Sebastián cargó a Pastora 7 horas, pero no pudo salvar a su bebé

Juan Carlos Enríquez

Siglo XX, Potosí, 15 de agosto 2015 (Radio PIO XII).- Pastor sufrió antes de nacer. Sebastián, su papá tuvo que cargar a su madre Pastora durante unas 7 horas, desde San Marcos, la comunidad más pobre del municipio de San Pedro hasta encontrar la ambulancia y luego 5 horas más para llegar al hospital de especialidades de Llallagua. 

Según Encuesta de Salud y Población del 2008, atrasada y no actualizada, 52 niños y niñas recién nacidos mueren por complicaciones del embarazo en Potosí. Todos ellos pasaron por hospitales, centros y puestos de salud. 

Según esa misma encuesta hay 27 fallecimientos de recién nacidos por cada mil nacidos vivos en nuestro país.

Potosí con más muertes de recién nacidos

La encuesta señala que Potosí es el departamento donde mueren más niños y niñas.
El estudio explica que los niños de madres que no fueron a escuela tienen más probabilidad de morir que aquellos cuyas mamás tuvieron educación superior.

Hace 13 días, que ocurrió el hecho. Pastor logró sacar su bracito por el vientre de su madre. Puso pie en este mundo, pero el parto se complicó.

El médico afirma que el recién nacido vivió 15 minutos y que la complicación podía haber matado también a la mamá. Aunque el papá, Sebastián, afirma que su hijo vivió más tiempo.

Ambos retornaron a San Marcos, a reunirse con sus 4 hijos. La mamá, mayor de 20 años reconoce que no hizo el control prenatal, sin embargo relató que desde el lugar donde vive, debe caminar un buen tramo para alcanzar otra comunidad donde está un enfermero, no un médico.

No hay datos actualizados

Nelson Ticona, director departamental de salud Potosí afirma que estos datos son de la Encuesta Nacional de Demografia y salud del 2008 y que alistan nueva encuesta junto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La vieja sabiduría de matronas y parteros no pudo salvar la vida de Pastor, a su vez el enfermero del lugar dijo que no podría ayudarles y que lo mejor era trasladarle a Llallagua, donde llegó muy tarde. Como él, 52 recién nacidos tienen el mismo destino.

Según la autoridad, esos números disminuyeron. Explicó el ejemplo del puerperio, tiempo de 6 semanas que dura la recuperación de los genitales de la mujer. Dijo que años atrás, 60 mujeres perdían la vida en esa etapa, hoy en cambio serían 11.

Quienes atienden los partos en el campo?

Según la encuesta no actualizada para el año 2008, personal calificado en Bolivia atendía 90% de la situación prenatal de las mujeres, en cambio esa cifra bajaba a 71% en la atención de partos.
Datos por debajo de República Dominicana, Colombia, Honduras y Perú.

Para ese mismo año, 2008, de cada mil nacidos vivos en Bolivia, 50 niños morían antes de cumplir el año.

A Pastor iba a atenderle una partera, pero debido a la complicación le llevaron ante el enfermero, quien por la gravedad les derivo al hospital de especialidades de Llallagua.

¿Por qué mueren?

Carla Parada, autoridad en salud del año 2013, señaló que 27 de cada mil nacidos vivos morían antes del primer mes de vida en el país. Explicó que las muertes de bebés en Chuquisaca, Potosí y Oruro representaban 50% de muertes en menores de un año.
Según fuentes del Ministerio de Salud, las principales causas de muerte de recién nacidos son prematurez, 32%; infecciones, 30%, y asfixias, 22%.

La pobreza en el Norte Potosí.

Según el censo 2012, en Potosí 479.451 habitantes vivían en condición de pobreza, 59,7% no tenía agua potable, alcantarillado y habitando viviendas sin condiciones apropiadas.

Según ese mismo censo, la población no pobre alcanzaba a322.991 personas, de las cuales cerca de la mitad, 139.379 habitantes, residía en la ciudad capital.

Sólo las provincias NorLípez, Antonio Quijarro, Rafael Bustillo, Modesto Omiste, Tomás Frías y Sud Chichas tienen niveles inferiores de pobreza. 

Unos 9 de cada 10 potosinos, 90%, de los habitantes de las provincias Charcas y Chayanta son pobres. Además 8 a 9 de cada 10 compatriotas son pobres en las provincias Alonso de Ibañez y Bilbao.

Un joven periodista escribe a Amalia, pero pide reserva de fuente por temor a ser echado de su trabajo

AMALIA:

¿Sabes por qué escribo este texto? Pues siento que tu salida de los medios es catastrófico para toda una generación de periodista que esperan tener guías, voces a quién admirar y aprender del noble trabajo del periodismo.

Cuando escuche tu decisión y el por qué, pues, se me vino a la mente una fotografía del año 1936, cuando un trabajador alemán llamado August Landmesser se negó a alzar su brazo para dar el famoso saludo a Adolf Hitler. Este hombre valiente se convirtió en un gran icono y era llamado como el “hombre de los brazos cruzados”. August fue a la cárcel, su vida fue destruida por la Gestapo, August nunca se arrepintió por no alzar su brazo ya que se sentía humillado y repudiaba esa acción. En 1944 desapareció.

Tal vez esta analogía llene de rabia a muchos, eso puede pasar, vivimos en un país donde la intolerancia es el pan de cada día, existen opresores, y si investigas, si indagas, si trabajas de verdad en periodismo, te destruyen y cuando estás ‘’Chau’’ se sienten ganadores, te asfixian. Lo más desagradable y poco humano, no piensan si tienes una vida, una familia detrás de ti.

Quiero disculparme si no publico esto en mis redes sociales; es que, y seguro me entiendes, no llego a fin de mes, o estaré fichado por otros medios. 

Soy periodista y continuo pidiéndote disculpas por no salir a defenderte, pero, todos tenemos responsabilidades, entre todos estamos nosotros, los periodistas; por ejemplo, tengo que pagar la cuota del colegio de mi hija; pagar a mis empleados; y claro, sobrevivir.

Lamento escribir de esta manera, pero en nuestro país, el periodista que calla gana más que el que realmente camina, critica y verifica; en realidad, el que trabaja por la verdad y en serio gana menos, y el que se sienta a aplaudir al ministro gana el triple.

Soy periodista independiente y sabes ¿por qué no acepto ingresar al medio de comunicación que me ofreció un buen cargo? Pues porque se siente la autocensura, está vigilado, solo espera tener buenas relaciones con el Gobierno de turno. Quieren sobrevivir, entonces, no quiero incomodar. 

Quiero trabajar libre, sin presiones, sin opresores. Quiero que el periodismo vuelva a ser fundamental para la democracia, que tanta sangre costó. Quiero que el derecho a la información y la libertad de expresión sean respetadas.

Quiero que vuelva la ética, la evidencia, la verdad y nada más que la verdad. Aunque este muy lejos, tengo esperanza. Tenemos en el poder a personas que solo les interesa el dominio y que nadie les contradiga. Son súper poderosos, instalaron el miedo. 

Te preguntarás ¿dónde están los jóvenes? Pues te respondo: Están tranquilos, llegan a fin de mes, se dan gustitos, a fin de año llega el doble aguinaldo. A veces pienso: Tal vez sea el momento de que un grupo de muchachos y muchachas que aman esta profesión puedan expresarse haciendo un periodismo real y con la verdad, pero ten por seguro que ellos no durarán ni una semana. Serán comprados, o simplemente no tendrán platita en su bolsillo ¿se entiende? Necesitan comer, estudiar, pagar luz y agua, es difícil, Amalia. 

Sigo pidiéndote disculpas por no publicar esta carta. Me siento mal, siento que me fallo y estoy fallando a mis seguidores, a mi país, a la profesión; pero si lo hago, sé que tengo consecuencias, y no es que me interese el dinero, pero si lo necesito, como todos ¿no? 

Por último, y no te quito más tu tiempo, quiero hacer periodismo, no relaciones públicas, ponte en mi lugar, Amalia, nadie de mi generación saldrá a reventarse en contra del Gobierno. 

Solo tú y unos cuantos pueden, parece gracioso, pero los cuento con los dedos de una mano.

Actualmente los jóvenes están comprados: circo y pan, esa famosa herramienta de control social de los romanos.

Yo no quiero eso, quiero que lo sepas.  

Siento autocensura, y no me gusta. Si voy en contra del azul, estoy fuera; sin voy al amarillo también; si voy a las empresas privadas, ni bola me dan; si voy a una ONG, peor, prefieren trabajar por debajo. 

Pido disculpas, Amalia, nosotros, los jóvenes periodistas tendríamos que inundar las redes sociales con tu rostro, expresando indignación y sobre todo expresando que respeten a nuestra humilde profesión. Estamos atados de manos, lo siento.

Soy periodista.  

jueves, agosto 13, 2015

Intelectuales de América y Europa cuestionan ataque de García a ONGs

Una treintena de intelectuales de América y Europa cuestionaron y se declararon hoy preocupados por "las infundadas acusaciones y amenaza de expulsión", vertidas recientemente por el vicepresidente del Estado Plurinacional, Álvaro García,  cuatro Organizaciones No Gubernamentales (ONGs): Cedib, Cedla, Fundación Tierra y Milenio.

En una carta firmada por Boaventura de Sousa Santos, Eduardo Gudynas, Raquel Gutiérrez (expareja de García), Pablo Ospina Peralta y otros, lamentan "que quien levanta estas acusaciones y amenazas sea un prestigioso intelectual y sociólogo, autor de importantes trabajos e investigaciones sobre Bolivia, con proyección latinoamericana".

García amenazó con expulsar a estas cuatro ONGs porque, a su juicio, defienden la naturaleza para intereses extranjeros, reciben recursos foráneos, difunden datos erróneos y hacen política. En la misma linea, en junio pasado, el Presidente Evo Morales advirtió que si hay alguna organización no gubernamental que "perjudique la exploración de los recursos naturales se va a ir de Bolivia".

Las ONG cuestionadas, en respuesta al ataque gubernamental, defendieron su trabajo, la seriedad de sus investigaciones y denunciaron la violación de sus derechos a la Libertad de Expresión y a la Asociación.

Texto de la carta de los entelectuales 

Jueves 13 de agosto de 2015

Estimado Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia
Sr. Alvaro García Linera

Por la presente, quisiéramos hacerle llegar nuestra preocupación frente a las infundadas acusaciones y amenaza de expulsión vertidas por usted el lunes 9 de agosto pasado contra cuatro ONGS de larga trayectoria en Bolivia: CEDIB, CEDLA, FUNDACION TIERRA y MILENIO.

Dichas amenazas, de concretarse, implicarían un grave corrimiento respecto de  la restricción de los derechos civiles, entre ellos, la libertad de expresión y de asociación y, por consiguiente, un retroceso enorme para la democracia boliviana. Las ONGS afectadas, varias de las cuales –como CEDIB y CEDLA- reúnen intelectuales de reconocida trayectoria en el campo de las izquierdas y el pensamiento crítico, vienen elaborando informes e investigaciones sobre diferentes temáticas de la realidad boliviana (económicas, ambientales, socio-territoriales, entre otras), cuyo único problema es el de contrariar las expectativas gubernamentales respecto del avance en ciertos temas, o bien el de resultar incómodos para el partido de gobierno.

Lamentamos, además que quien levanta estas acusaciones y amenazas sea un prestigioso intelectual y sociólogo, autor de importantes trabajos e investigaciones sobre Bolivia, con proyección latinoamericana.

En virtud de ello, en nombre del pensamiento crítico que usted mismo dice representar, quisiéramos hacer un llamado a la reflexión. Como bien sabe el vicepresidente, la disidencia o la crítica intelectual no se combate a fuerza de censura y efecto de amenazas y descalificaciones, sino con más debate, más apertura a la discusión política e intelectual; esto es, con más democracia. 

Primeras firmas:

Maristella Svampa (socióloga, escritora, Investigadora del Conicet, Argentina); Pablo Ospina Peralta, (Universidad Andina Simón Bolívar, Quito, Ecuador); Boaventura de Sousa Santos, (sociologo, Universidad de Coimbra, Portugal), Pierre Salama (Economista, Profesor Emérito de la Universidad de Paris); Enrique Viale (Asociación de Abogados Ambientalistas, Argentina), Eduardo Gudynas (Clades, Uruguay), Pablo Bertinat (Ingeniero, UTN Argentina), Alberto Acosta (Economista, Flacso, Ecuador); Edgardo Lander (Sociólogo, Universidad Central de Venezuela), Tatiana Roa Avendaño (Coordinadora General Censat Agua Viva, Colombia),  Beatriz Sarlo (Escritora, ensayista, Argentina), Raquel Gutiérrez Aguilar (Universidad de Puebla, México), Raúl Zibechi (ensayista, Uruguay), Klaus Meschkat (Sociólogo, Profesor Emérito de la Universidad de Hannover, Alemania), Roberto Gargarella (Constitucionalista, Universidad de Buenos Aires, Argentina), Pierre Beaudet (Universidad de Ottawa, Canadá), Emiliano Teran Mantovani (Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos - Universidad Central de Venezuela), Alicia Lissidini (Universidad Nacional de San Martín, Argentina), Claudia Briones (Antropologa, Universidad Nacional de Río Negro, Argentina), Ezequiel Adamovsky (Historiador, UBA-Conicet, Argentina),  Catalina Toro Pérez (Universidad Nacional, Colombia), Camila Moreno (UFRRJ, Brasil), Claudia Korol (Equipo de Educación Popular Pañuelos en rebeldía, Argentina), Mirta Antonelli (Universidad Nacional de Córdoba, Argentina), Massimo Modonesi (UNAM, México), Esperanza Martínez (Acción Ecológica, Ecuador), Ruben Lo Vuolo (Economista, CIEPP; Argentina), Raphael Hoetmer, investigador del Programa Democracia y Transformación Global), Enrique Leff (sociologo, México)

viernes, agosto 07, 2015

Embajador de Bolivia en el Vaticano revela que Evo cree que si resuelve el tema del mar se quedará para siempre

La Paz, 07 de agosto (Rimaypampa).- El embajador de Bolivia en el Vaticano, Armando Loaiza, reveló que el presidente Evo Morales cree que si resuelve el tema del mar se queda para siempre y que van a faltar calles y plazas para llenar con su nombre en bronce. En una entrevista concedida a TV Chile un día antes de la llegada del Papa a La Paz, es decir el martes 7 de julio del presente año, también dijo que “esito es una megalomanía”.

Al escuchar estas declaraciones “descarnadas”, el periodista chileno Claudio Fariña hace una pregunta de ratificación quizás pensando que Loaiza no se refería al Presidente Boliviano: ¿Evo? “Evo”, respondió Loayza y agregó que por eso se decepcionó un poco de Michel (Bachelet), con quien creía que iba a encontrar una solución durante su primer gobierno. 

El embajador boliviano, según la entrevista difundida hoy por ANF, se declaró incrédulo respecto a un posible apoyo del Papa Francisco a la causa marítima. “Para el gobierno boliviano sería un logro que el Papa diga algo (…) una frase aunque sea política, (Evo) lo blandiría a todo el mundo”, señaló.

La tarde del 8 de Julio, un día después de esta entrevista, el Papa Francisco expresó su apoyo abierto a la causa marítima boliviana al abogar por un diálogo franco entre Bolivia y Chile, tal y como había pedido el gobierno nacional al Tribunal Internacional de La Haya.  

La Iglesia tiene más agentes que la CIA

Las “descarnadas” declaraciones del embajador boliviano no terminaron ahí. Más adelante señaló que “la Iglesia tiene 285.000 curas, tiene más agentes que la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos), yo la veo así, todo cura informa, desde el párroco que está en el último lugar informa a su congregación y ésta reporta a Roma”.

“Evo está influido por un indigenismo marxistoide”

Al ver la entrevista, da la impresión de que Loaiza sostiene un diálogo de confianza con el periodista chileno, particularmente cuando le confía que con la visita del Papa él se está jugando una carta.

¿Es católico Evo?, preguntó Fariña. 

“Ahora va a decir ser que es católico, bueno teóricamente sí, de niño era católico, iba a misas, estaba en el carnaval de Oruro tocando platillo, era católico, pero él, yo creo que está muy  influido por una suerte de indigenismo marxistoide, no te lo digo como despreciativo, respeto las ideologías, pero él ha pasado muchas cosas, hoy va a decir que es católico, en el fondo, en el corazón, su gobierno se ha caracterizado por una fuerte discrepancia con la Iglesia, Yo me estoy jugando una carta, yo quisiera que Evo vaya a un tête à tête con los capos del Vaticano y así supere su trauma anticatólico”, declaró.

Después de esta entrevista, no sé si seguirá en el cargo Armando Loaiza, pero por si tienes dudas sobre el contenido de esta nota periodística ingresa al siguiente vínculo. 

http://www.24horas.cl/internacional/bolivia-espera-al-papa-confiada-en-que-se-manifieste-por-conflicto-maritimo-con-1719047

Evo, radicalismo en el exterior, ortodoxia en casa


James Petras
---

Introducción

Los cambios significativos experimentados por Latinoamérica en tiempos recientes han desconcertado a los escritores, periodistas, académicos y responsables políticos que pretenden analizar la evolución de la región. El caso de Bolivia y de su reelegido presidente Evo Morales (2006-2014) es ilustrativo de la confusión absoluta a la hora de asignar etiquetas políticas.

Un breve repaso a sus pronunciamientos ideológicos, sus declaraciones de política internacional y sus programas económicos pone de manifiesto a un régimen político muy astuto, capaz de manipular con éxito una retórica radical y, al mismo tiempo, aplicar programas económicos ortodoxos, con un estilo populista que le ha garantizado sucesivas victorias electorales y un grado de estabilidad política y continuidad sin precedentes en el país.

El régimen de Morales en perspectiva

Probablemente, desde una perspectiva histórico-comparada, el gobierno de Morales podría considerarse como el régimen radical más conservador, o el régimen conservador más radical, del mundo. Esta aparente contradicción se resuelve al examinar las políticas y prácticas de su gobierno. Pero de lo que no cabe duda es de que el régimen de Evo Morales, sus asesores y su administración, tienen un extraordinario respaldo popular. Entre sus aliados se cuentan líderes de los movimientos sociales de la nación junto a inversores extranjeros y ejecutivos mineros, dirigentes sindicales y banqueros, exportadores de la agroindustria, dirigentes empresariales y agricultores cocaleros indígenas. ¡Todos ellos apoyan con entusiasmo al “Primer Presidente Indio” de Latinoamérica y el principal defensor del capital extractivo de la región!

Evo Morales ha ganado cada una de las seis elecciones a las que se ha presentado desde 2005, incluyendo dos elecciones presidenciales, cada vez con mayor margen. Sus votos se han incrementado de un 50% a un 60% y Morales ha prometido ganar las elecciones nacionales de 2014 con un 70% de los votos. Ningún presidente de la historia de Bolivia había conseguido sucesivas victorias electorales ni gobernar democráticamente un periodo de tiempo tan extenso (ocho años) con estabilidad política.

La fórmula Morales: radicalismo al servicio de la ortodoxia

El aspecto más sorprendente de los ocho años de gobierno de Evo Morales es el rigor y la consistencia con que ha aplicado las políticas económicas ortodoxas, siguiendo el manual de las organizaciones financieras internacionales.

Política fiscal

El gobierno de Morales ha ejercido un férreo control sobre el gasto público, asegurando el superávit en los presupuestos nacionales y manteniendo el gasto y la inversión pública a niveles comparables a los de previos regímenes neoliberales. El aumento salarial a los trabajadores del sector público ha sido modesto, apenas por encima del aumento del coste de la vida. El gobierno se ha mantenido firme frente a los sindicatos del sector público, resistiendo impávidamente las huelgas y otros métodos de presión sindical. Como resultado, los banqueros y los empresarios, nacionales y extranjeros, se han beneficiado de impuestos bajos, una moneda estable e incentivos fiscales favorables a las empresas. 
Política comercial.

El gobierno ha intentando conseguir una balanza comercial favorable y ha puesto los medios para ello, basándose en la exportación de recursos minerales y agrícolas. Ha empleado el superávit multimillonario en triplicar la reserva de moneda extranjera, 14.000 millones de dólares, garantizando a los inversores extranjeros el acceso a divisas convertibles que les permitan abonar beneficios. El auge de las ganancias por exportación es el resultado del elevado precio de las materias primas y del incremento de las regalías que recibe el gobierno por la producción. Solo una pequeña parte de estas elevadas ganancias se ha asignado a inversión pública en manufacturas y programas sociales; la mayor parte de los fondos permanecen en los bancos. En el mejor de los casos, el régimen ha incrementado el gasto en infraestructuras, para facilitar el transporte de las exportaciones agro-minerales.

Política de inversiones

Bajo la dirección de Morales, se han fomentado y protegido las inversiones extranjeras a gran escala en minería y agricultura. En el sector minero, no se han producido nacionalizaciones relevantes, sino que se ha optado por la adquisición de participaciones en nuevas empresas mixtas y se han aumentado de forma modesta y aceptable los impuestos a la extracción. Los beneficios empresariales son altos, las remesas de ganancias al exterior están libres de cargas fiscales, la regulación medioambiental y de seguridad es laxa y los conflictos laborales se mantienen en mínimos históricos.

Política laboral

El gobierno de Evo Morales ha promovido que los cuadros sindicales bajo su influencia usen la negociación para contener las demandas salariales y aceptar aumentos moderados, justo por encima de la tasa de inflación.

El gobierno no ha incrementado el poder y las prerrogativas de los trabajadores, ni ha permitido que éstos influyan en su estrategia de desarrollo del capital extractivo. Los aumentos del salario mínimo han sido graduales; la mayoría de los trabajadores, especialmente en el sector rural, viven en el límite de la pobreza o por debajo de éste. Morales ha rechazado cualquier propuesta de coparticipación de los trabajadores en las empresas del sector público y defiende la autoridad del capital para contratar y despedir a los trabajadores sin una indemnización adecuada, excepto en condiciones específicas.

A través de su partido, el MAS (Movimiento al Socialismo) ejerce una influencia decisiva sobre los dirigentes de la Central Obrera Boliviana y los movimientos indígenas, lo que asegura la estabilidad social y la tranquilidad política para la élite boliviana. El presente periodo de estabilidad social contrasta enormemente con las huelgas generales y la rebelión popular de décadas anteriores.

Armonía entre clases: terratenientes e indígenas, dueños de minas y mineros

Uno de los puntales en los que se basa el éxito de los programas económicos ortodoxos de Evo Morales ha sido su capacidad de construir una coalición política y social en la que participan antiguos adversarios históricos.

Durante sus primeros cuatro años como presidente, Evo Morales tuvo que enfrentarse a una fuerte oposición, en ocasiones violenta, de la élite regional de Santa Cruz, la región más rica del país. También debió enfrentarse a poderosos oponentes políticos (caudillos) en Cochabamba y Sucre. Gracias a su apoyo de masas y al ejército, aplastó a la oposición más violenta y negoció pactos políticos y económicos con la oligarquía empresarial y agrícola. A partir de entonces, los propietarios de fincas para la agro-exportación reciben subsidios y tienen exenciones de impuestos con el fin de estimular las exportaciones.

La reforma agrícola para los campesinos sin tierra fue relegada a las tierras públicas marginales, mientras que los pequeños usuarios agrícolas recibían títulos de propiedad de sus parcelas. La promoción de la agroindustria se convirtió en parte integral de la estrategia de desarrollo de Morales, que amplió su coalición electoral para incorporar a las élites de Santa Cruz, anteriormente bastión de la derecha.

Para contrarrestar la desestabilización promovida por Estados unidos, Morales interrumpió las actividades de la DEA, la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos y expulsó al embajador Goldberg tras su flagrante intervención en la política regional. Morales convocó una asamblea constituyente para redactar la nueva constitución de un “Estado plurinacional” que consolidó la lealtad indígena a su régimen. La diversidad cultural descentralizada aseguró la conformidad con las políticas económicas ortodoxas de planificación central.

Política exterior: El radicalismo en el exterior complementa la ortodoxia en casa

Mientras trabajaba de la mano de las compañías agro-minerales, bancos y multinacionales extranjeras y en conformidad con sus intereses, Evo Morales pronunció una serie de discursos antiimperialistas contra la intervención de Estados Unidos en Venezuela; denunció en repetidas ocasiones el bloqueo yanqui a Cuba; se opuso al golpe militar respaldado por EE.UU. en Honduras y apoyó la reivindicación argentina de las Islas Malvinas (que los angloamericanos llaman Falkland). Asimismo, Morales se unió al bloque radical regional, el ALBA, puesto en marcha por el presidente Chávez, y apoyó la “integración regional” que excluye a Estados Unidos, acusando al TPP (Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica) de “proyecto neoliberal”.

Evo Morales alabó el trabajo de Edward Snowden y sus revelaciones; denunció el espionaje de la NSA de EE.UU. y se indignó especialmente con España y Francia cuando el avión que le transportaba desde Moscú fue desviado y se le negó el derecho de aterrizar. Al mismo tiempo que denunciaba la colaboración europea con el Imperio Americano, se dirigía a los principales inversores españoles, animándoles a dirigir sus capitales hacia Bolivia en condiciones favorables. En resumen, Evo hacía declaraciones radicales contra las políticas intervencionistas imperiales, especialmente por su apoyo a los golpes de Estado y los planes integracionistas para aislar a Bolivia de sus aliados políticos y de sus socios económicos latinoamericanos. Y, al mismo tiempo, tenía un buen cuidado en distinguir entre el militarismo imperial que amenazaba su régimen y la inversión extranjera (militarismo económico) que encajaba con su estrategia de desarrollo económico. Dentro de este contexto, su amistad con Fidel Castro proporcionaba legitimidad radical a sus propuestas a los principales conglomerados mineros del mundo.

Las políticas sociales de un conservador radical

El 22 de diciembre de 2013, Evo Morales sorprendió a sus entusiastas partidarios izquierdistas con una declaración en apoyo y defensa del trabajo infantil y se opuso a la campaña global de la Organización Internacional del Trabajo a favor de su prohibición. En opinión de Morales, el trabajo infantil era esencial para contribuir a los ingresos de las familias pobres. Los 850.000 trabajadores menores de edad de Bolivia (alrededor de una quinta parte de la mano de obra total), que trabajan en fábricas, campos y empresas mineras, desarrollaban una “conciencia social” en sus lugares de trabajo. 
Inadvertidamente, Morales reveló la extraordinaria laxitud del código laboral y su falta de preocupación por la educación y la salud de los jóvenes. Lo cierto es que, en Bolivia, el trabajo infantil mal pagado mantiene bajo el nivel salarial del trabajo adulto, pues proporciona un “ejército de reserva” que permite a los empresarios reemplazar a los trabajadores adultos más combativos. La mano de obra barata está libre de trabas en Bolivia, que cuenta con el salario mínimo más bajo de toda Sudamérica: 90 centavos de dólar la hora y 143 dólares al mes.

A pesar de los casi 15.000 millones de dólares con que cuenta su reserva de divisas y del superávit de su balanza comercial, el 51,3% de la población vive con medios de 2 dólares al día. Y, lo que es más, los gastos sociales han aumentado solo de forma marginal y han venido acompañados de un aumento en la desigualdad: la decila más elevada de la gráfica de distribución percibe el 45,4% de toda la renta de los hogares y la decila más baja el 1%. El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad del país fue de 58,12 en 2009, frente al 57,9 de 1999.

Bolivia continúa dependiendo de la exportación de materias primas y la importación de bienes elaborados. Exporta principalmente petróleo y productos agrícolas e importa derivados petroleros refinados, artículos manufacturados y alimentos elaborados. La promesa de “industrializar” el mineral de hierro, el petróleo, el zinc y el estaño todavía tiene que materializarse. Los principales cultivos agrícolas para la exportación, soja, algodón, caña de azúcar y café, se producen en grandes plantaciones propiedad de las “cien familias” de Santa Cruz. El producto de exportación más lucrativo para los pequeños agricultores y campesinos es la hoja de coca, la base para la elaboración de la cocaína.

Conclusión

El régimen de Evo Morales ha conseguido imponer un modelo económico y político que ha generado una década de estabilidad política y social sin precedentes en Bolivia y un índice de crecimiento entre el 4 y el 6% anual.

Ha conseguido formar empresas mixtas con más de cincuenta de las mayores empresas multinacionales y atraer sus inversiones, a la vez que mantiene buenas relaciones con los organismos financieros internacionales.

Morales ha recibido asistencia económica de regímenes izquierdistas (Venezuela) y derechistas (la Unión Europea). Su régimen ha conseguido incrementar su número de votantes de manera constante durante los últimos diez años, asegurando la continuidad de sus políticas, personal, instituciones y estructura de clase.

Ha conseguido ganar para su causa a antiguos militantes sindicales y líderes campesinos, mediante una retórica radical, estipendios y subsidios, convirtiéndoles en “guardianes del statu quo”.
Al mismo tiempo, ha convertido en aliada política a la oligarquía de Santa Cruz; ha aislado y estigmatizado a las organizaciones campesinas disidentes y a los grupos ecologistas que se oponen a los proyectos de infraestructuras y de agro-minería que devastan el medio ambiente, acusándoles de ser “instrumentos en manos del imperialismo” (a la vez que invitaba a las empresas multinacionales a hacerse cargo de los recursos naturales).

Evo Morales ha mostrado su maestría, sin parangón en América Latina, en justificar las políticas ortodoxas y reaccionarias con una retórica radical.

Cita a la Pachamama (la Madre Tierra indígena) para defender la depredación capitalista extractiva; afirma que el trabajo inculca conciencia moral y contribuye a la renta familiar para defender la explotación infantil; ofrece un “subsidio” para los hijos escolarizados, mientras que una tercera parte de los niños esta desescolarizada y realiza trabajos esclavos por debajo del salario mínimo (mientras desarrolla “conciencia social”).

Proporciona una pensión mínima que no llega a cubrir las necesidades más básicas mientras se jacta de superávits en el presupuesto nacional, una moneda estable y el incremento de millones de dólares en las reservas de divisas del país. Habla de antiimperialismo a la vez que abraza su ortodoxia económica neoliberal.

Describe su régimen como el “gobierno de los trabajadores y los pobres” mientras que sus políticas sociales y económicas favorecen al 10% más rico.

Evo Morales ha instaurado una fórmula político-económica que ha ganado el apoyo tanto de la izquierda como de la derecha, de Fidel Castro y del FMI, de los oligarcas de Santa Cruz y de los campesinos indígenas cocaleros. Ha derrotado el intento de desestabilización estadounidense expulsando a los representantes de la USAID y la DEA mientras fortalecía el Estado capitalista y aumentaba los beneficios del capital.

Probablemente, el modelo de “conservadurismo radical” de Evo no es susceptible de ser exportado a otras clases dirigentes en América Latina.

Después de todo, ¿cuántos presidentes indígenas con un apoyo de masas y programas económicos ortodoxos existen en el mundo? ¿Cuántos líderes pueden proclamar un “Estado plurinacional” y centralizar el poder político y la toma de decisiones económicas en las manos de una pequeña élite tecnocrática mestiza?

No cabe la menor duda de que Evo Morales es un líder excepcional; sus políticas multifacéticas muestran su genio como manipulador político. No es ningún revolucionario social, ni siquiera un reformista social consecuente y su régimen no es, con seguridad, un gobierno de los trabajadores y de los pobres. Pero Evo Morales es el dirigente capitalista democrático que ha cosechado un mayor número de triunfos en Bolivia y continúa ampliando su base electoral. La cuestión que permanece sin resolver es: ¿Hasta cuándo seguirá aceptando sus argucias políticas el otro 50%?

---- 

Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo

*Catedrático de sociologia, emérito, de la Binghamton University, Nueva York

SOBRE JAMES PETRAS:

Junto a Noam Chomsky, con el que ha colaborado, el sociólogo y activista James Petras es quizá el izquierdista norteamericano emblemático.
Su curriculum es difícil de impugnar: cincuenta años de militancia consecuente en diversas luchas anti-imperialistas, 60 libros y 600 artículos académicos, columnista prolífico de diversos medios, animador de numerosas polémicas e iniciativas políticas. Sus opiniones sobre el “proceso de cambio” boliviano han sido críticas (y, por lo general, relativamente bien informadas).
En este texto, publicado en inglés el último día de 2013, Petras traza un retrato devastador. Dice, por ejemplo: “Evo Morales es un maestro, sin par en Latinoamérica, en el dudoso arte de justificar políticas ortodoxas y reaccionarias mediante el uso de una retórica radical”.